Cerradora de latas de conserva: detalles interesantes

cerradora sima

Cerradoras de latas

Desde su invención hasta el día de hoy, la lata sigue siendo uno de los métodos preferidos de conservación de alimentos y las vemos en las estanterías de todas las tiendas y supermercados de nuestro entorno. Las latas evitan la contaminación de los productos, los protegen de la luz solar, son asequibles, resistentes y fáciles de transportar.

Asimismo ofrecen una gran versatilidad. Están hechas de hojalata, aluminio o de materiales compuestos y se ofrecen al público en diversos tamaños. De este modo, se compran tanto para los hogares como para los hoteles y la restauración. También son versátiles en cuanto a los productos: hay botes de conserva que contienen carne, pescado, frutas, verduras, bebidas, cremas, lácteos, etc.  

¿QUÉ ES UNA CERRADORA DE LATAS?

La cerradora de latas es la máquina utilizada para el sellado hermético de la tapa al cuerpo de la lata antes de proceder a la esterilización. Dependiendo del producto, la esterilización también puede hacerse antes del llenado.

Debido a la gran variedad de latas de la que hablábamos antes, encontramos cerradoras desde más sencillas (manuales) para servir a pequeñas producciones artesanales hasta otras más complejas (automáticas) incorporadas en las líneas de producción de los mayores fabricantes.

En Maquinaria Conservera Tomás Guillén contamos actualmente con más de 50 cerradoras de bote de los mejores fabricantes europeos y estadounidenses. Todas ellas son modelos mecánicos. Aunque algunos fabricantes de cerradoras optan por soluciones electrónicas, estamos convencidos de que únicamente son recomendables para un porcentaje muy pequeño de empresas.

FUNCIONAMIENTO Y PARTES DE UNA CERRADORA DE LATAS

El cierre de la lata se consigue con la deformación y posterior superposición por compresión de las capas metálicas del cuerpo del bote y de la tapa. El resultado es una especie de gancho entre ambas que consigue su unión hermética y, en consiguiente, la estanqueidad del envase. Dicha estanqueidad necesita de una goma (junta de estanqueidad) insertada en el borde de la tapa para conseguir la unión más efectiva de las capas de metal.

FASES DEL CIERRE

El cierre tiene tres pasos principales:

1º – El bote llega al plato de compresión mediante una cinta o usillo y el mandril se encaja sobre la tapa.

2º – Las rulinas de primera operación doblan las capas metálicas del bote y la tapa, creando los ganchos. La acción de las rulinas de primera operación es crucial para que la calidad del cierre no se vea comprometida con fugas o arrugas.

3º – Por último, las rulinas de segunda operación simplemente comprimen y planchan el cierre ya iniciado.

DIFERENCIA: OPERACIÓN DE CIERRE A LATA GIRATORIA Y LATA PARADA

Dicha operación de cierre puede realizarse de dos maneras diferentes. En las operaciones a lata giratoria gira el plato de compresión y con él el bote mientras que las rulinas permanecen estáticas. Por el contrario, en las operaciones a lata parada, son las rulinas las que se desplazan alrededor del plato y el bote. Generalmente las operaciones de cierre a lata giratoria se utilizan con botes cilíndricos y las de lata parada con bote de forma.

A efectos prácticos, podemos afirmar que las operaciones a lata giratoria ofrecen mayores velocidades de cerrado, mientras que las operaciones a bote parado respetan mejor el producto al no someterlo a ningún efecto centrífugo. Dicho efecto no es muy deseable en productos densos que puedan desplazarse a las paredes del bote ni con líquidos que puedan derramarse.

EL CLINCHER

El cierre de latas irregulares (rectangulares, oblongas, cuadradas, ovales…) presenta mayores dificultades que el de las cilíndricas. De este modo, las cerradoras necesitan de diseños más complejos y alcanzan menores velocidades.

Para mejorar la velocidad de cierre, un elemento que encontramos regularmente en cerradores para latas irregulares es el clincher (aunque también se utiliza en latas cilíndricas).

El clinchado es la primera colocación y sujeción de la tapa a la lata antes de que el bote llegue a la estación de cerrado. Dicha presión sobre la tapa elimina el producto y el líquido sobrantes.

LA IMPORTANCIA DE CERRAR AL VACÍO

A lo largo de la entrada hemos comentado que el cierre debe ser hermético y sin desperfectos para que los alimentos se conserven correctamente. Tras dicho cierre debemos asegurarnos de haber generado una atmósfera de vacío en el interior de la lata. La razón es simple: el oxígeno favorece la proliferación de bacterias y otros microorganismos y, en consecuencia, reduce la vida del producto.

Hay tres formas principales de generar el vacío:

  1. Con inyección de vapor bajo tapa, expulsando así el aire y generando el vacío tras la condensación.
  2. Llenando productos en caliente hasta el tope, generando el vacío con la contracción del mismo al enfriarse.
  3. Mecánicamente, con bombas de vacío.

OPCIÓN INTERESANTE: EL GRUPO DE VACÍO

En aquellos casos en los que llenamos por un lado sólidos y por otro líquidos en la misma lata (ejemplo: tomate pelado y líquido de cobertura o atún y aceite), tenemos que recurrir a grupos de vacío. Los grupos de vacío son máquinas separadas (o anexas en monobloque) que por medio de una bomba de vacío extraen el aire que se encuentra entre los productos al mismo tiempo que rellenan el espacio con el líquido.

¿CUÁNTAS LATAS POR MINUTO PUEDEN CERRAR? ¿A QUÉ FORMATO DE BOTE?

Nuestro stock cuenta con más de 50 referencias de cerradoras de bote, respondiendo a las necesidades de pequeños, medianos y grandes fabricantes. También contamos con opciones para todos los tipos de lata.

CERRADORAS DE BOTE PARA PEQUEÑAS PRODUCCIONES (15 A 70 BOTES POR MINUTO)

Aquellos modelos que presentan menores producciones suelen ser a bote parado y para latas cilíndricas: SOMME 202, SOMME 220, SOMME 222, SOMME 230, SOMME 250, SOMME 312, COMACO AG 160, SOMME 316, SOMME 318, SOMME 320, SOMME 325, COMACO AG 170.

Destacamos por su mayor velocidad (entre 30 y 60 botes por minuto aproximadamente), la SOMME 343 y la SOMME 345 que incorporan clincher. La SOMME 345 es perfecta para botes de forma.

CERRADORAS DE BOTE PARA MEDIAS PRODUCCIONES (80 A 300 BOTES POR MINUTO)

Aquí encontramos los modelos RIVERA REINA (cilíndrico), SOMME 333, SOMME 434 (con clincher, bote forma), SOMME 444 (con clincher, botes cilíndricos y de forma) y la CUOMO.

La MCG F133 da 80 botes por minuto en latas de forma y 120 botes por minuto en cilíndricos a bote parado.

Hasta 150 botes cilíndricos por minuto a bote parado encontramos los modelos ANGELUS: ANGELUS 29 P, ANGELUS 50 P y ANGELUS 59 P. Del mismo fabricante para una producción mayor (de 250 a 300 botes por minuto) proponemos la ANGELUS 40 P.

Finalmente, opciones esta vez a bote giratorio ofrecemos las siguientes opciones: FERRUM F303E (200 botes por minuto), FMC 452 (hasta 250 botes por minuto) y la COMACO AGM 4 (hasta 300 botes por minuto). Todas ellas para botes cilíndricos.

CERRADORAS DE BOTE PARA ALTAS PRODUCCIONES (+300 BOTES POR MINUTO)

En último lugar; si nuestra línea necesita velocidades muy altas, tendremos que recurrir a cerradoras a bote giratorio y por lo general a latas cilíndricas, que como vimos anteriormente son más sencillas de cerrar.

Del fabricante COMACO destacamos la COMACO AGM 6 (450-500 botes por minuto) y la COMACO AGM 8 (hasta 600 botes por minuto).

La FMC 652 (400 botes por minuto), FMC 659 F1 (500 botes por minuto) y la SOMME DIANA 383 (500 botes por minuto) se encuentran también en este rango.

ANGELUS presenta algunos modelos dentro de este rango como la ANGELUS 60 L (450 latas por minnuto, la ANGELUS 61 H (600 latas por minuto) y la ANGELUS 120 L (que puede llegar a la impresionante cantidad de 1200 latas por minuto en formatos pequeños).

Nos gustaría acabar esta sección la impresionante SIMA SYMPACK y sus 1000 botes por minuto.

COMPRE SU PRÓXIMA CERRADORA DE BOTE EN MAQUINARIA CONSERVERA TOMÁS GUILLÉN

Maquinaria Conservera Tomás Guillén cuenta con técnicos altamente especializados en el campo de las cerradoras de bote.

ADAPTACIÓN A FORMATO DE BOTE Y VELOCIDAD DE CIERRE REQUERIDOS

Nuestros técnicos están cualificados para los cambios de formato en cerradoras. Dicha tarea es muy complicada. Hay que cambiar piezas, alturas, velocidad… Por ello, recomendamos siempre tener una cerradora por cada formato de bote.

REVISIÓN A FONDO

Todas las cerradoras que llegan a nuestras instalaciones son revisadas en profundidad. Trabajamos con piezas originales y ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de construir carenados de seguridad y armarios eléctricos.

ASESORAMIENTO PARA EL MANTENIMIENTO DE CERRADORAS DE BOTE

Somos conscientes de que con un buen mantenimiento las cerradoras de bote pueden durar décadas. Por ello, asesoramos a los responsables de mantenimiento de nuestros clientes sobre el funcionamiento, detección de desgaste y atascos, limpieza, lubricación, etc.

Abrir chat